Páginas vistas en total

jueves, 18 de octubre de 2012

La huelga general revolucionaria de 1917


Ayer se convocó huelga general para el 14 de Noviembre, y ya ha saltado la caverna con sus argumentos habituales "lo que se necesita es la unidad no huelgas" "solo sirve para perjudicar a España...", la verdad es que la huelga general es la herramienta más efectiva que tiene la clase trabajadora para mostrar las contradicciones del sistema, si los trabajadores no van al curro, la sociedad no funciona y los grandes empresarios no obtienen beneficios, eso es lo que les molesta, que los trabajadores, a partir de las huelgas tomen conciencia como clase que comparte los mismos intereses.

La huelga del 14-N se contempla a falta casi de un mes como una huelga histórica, para empezar los países mediterráneos -de momento, Portugal, Grecia, Chipre y posiblemente Italia- se han unido en una huelga general europea -o sureuropea-, además el contexto nos hace suponer que va a tener un seguimiento mayor que las dos anteriores, incluso el pequeño comercio podría llegar a cerrar... quien sabe, eso ya dependerá del papel de los sujetos activos en esta huelga y del trabajo realizado previamente.



Quizá sea momento de recordar la huelga revolucionaria que pudo suponer un cambio en la historia de España irreversible. Corría 1917 y España se encontraba en una de las mayores crisis de su historia. Económicamente la burguesía ganaba cada vez más, Europa se encontraba en guerra y España como neutral se convirtió en abastecedor de ambos bandos, desde 1914 que había empezado la guerra los beneficios fueron enormes, cada vez las potencias beligerantes exigían más mercancías por lo que los dueños de las fábricas es España explotaban cada vez más para producir más y obtener mayores beneficios, a esto hay que sumarle la inflación galopante que desencadenó esta situación.



El sistema político vigente, la restauración borbónica, estaba ya en su principio del fin, los partidos del poder cada vez tienen menos legitimidad, cada vez es más obvio el fraude electoral y el caciquismo reinante en los pueblos, los de oposición, desde republicanos, socialistas y regionalistas catalanistas (Lliga Catalana) se acaban alejando del régimen y rompen con la constitución de 1876, piden una nueva constitución y un nuevo sistema político, estos partidos de oposición entran en contacto con el otro agente fundamental, que ha sustentado la restauración desde su nacimiento y que en estos momentos está alejándose también del régimen; el ejército.

Tras la entrada en Marruecos el ejército español se divide entre los que están en la península y los que están en Marruecos luchando contra los rifeños, el sistema de ascensos -ascienden más los que tienen méritos de guerra- hace que los dos sectores del ejército se distancien cada vez más, el ejército peninsular se ve desfavorecido, esto sumado al aumento de los precios debido a la inflación por la exportación masiva hace que se empiecen a formar juntas militares, son juntas que nacen desde la oficialia media. Estas juntas reinvindicarán aspectos gremiales como los ascensos, pero también se declararán contrarios a las decisiones del gobierno y del ministro de guerra respecto a Marruecos y al ejército en general. Esta situación del ejército podía beneficiar a la oposición a la restauración, sin embargo las reuniones entre junteros militares y la oposición no se llegaron a materializar debido a la entrada en acción del "tercer agente", el más poderoso; los trabajadores.

El movimiento obrero poco a poco iba engrosando los sindicatos de clase del momento, la UGT de caracter marxista y la CNT anarquista, los socialistas utilizaba métodos pacíficos, el más habitual la huelga o la manifestación, mientras que parte de los anarquistas -no necesariamente de la CNT- se habían caracterizado hasta entonces por la propaganda por el hecho es decir, el atentado como política, tanto a presidentes del gobierno, patrones o burgueses en general, los patrones mientras tanto pagaban a pistoleros para asesinar sindicalistas.
(Propaganda reaccionaria)


Los sindicatos son conscientes de la situación de España y se unen para una convocatoria conjunta de huelga general, aunque los objetivos no son los mismos, la UGT pretende derrotar al gobierno, la convocatoria de elecciones y la redacción de una nueva constitución, la CNT quiere la revolución ya. La huelga se inició en Valencia, donde los ferroviarios estaban ya en huelga desde hacía días por problemas gremiales, la ciudad se declaró en huelga en apoyo a los ferroviarios y poco a poco esta se fue extendiendo por toda la península, el 18 de Julio empezaría la mayor huelga en la historia de España hasta el momento (posteriormente solo sería superada por la huelga que hizo fracasar el golpe de estado de Julio del 36). El inicio fue caótico, la huelga se convocó antes de lo previsto y los apoyos fueron desiguales, los jornaleros andaluces por ejemplo, no respondieron a la llamada, sin embargo las zonas industriales pararon por completo, sobre todo en el norte, Barcelona y Asturias serían los lugares donde la huelga tuvo más fuerza, la precipitación a la hora de iniciar la huelga hizo que las cajas de resistencia no fuesen suficiente para aguantar mucho tiempo.

(Afiliación a UGT y a CNT en 1917)

La esperanza para el triunfo revolucionario, o simplemente la caída del régimen, dependerá del ejército peninsular, Grabiel Maura -representante de la restauración- inmortalizaría la importancia de la decisión del ejército en la siguiente frase "La duda es si pegarán los soldados, si pegan los soldados ¡Santo y vuelo! Pero... si no pegan que Dios nos coja confesados". Finalmente las cúpulas militares apoyarán la represión por miedo a revolución social que ya se estaba iniciando, en este momento el ejército español tomará una dirección ultra conservadora que ya no abandonará, en la represión a la huelga destaca Francisco Franco aplastando la huelga en Asturias, según el gobierno habrá unos 100 muertos tras más de una semana de huelga y muchas más de represión, varios líderes sindicales acabarán en la cárcel  entre ellos Largo Caballero, lo que afectará notablemente a la opinión pública.

El ejército salvó al sistema de la restauración, pero solo alargó un poco más su agonía, hasta 1923 concretamente, cuando la clase dominante, ante la efervescencia del movimiento obrero, apoya a un dictador militar -Primo de Rivera- como solución a sus problemas.

K. Marx pensaba que la revolución triunfaría en Inglaterra al ser el país con el proletariado más desarrollado, aunque al final de su vida ya pensaba que serían Rusia o España los países que primero tendrían intentonas revolucionarias serias. Lenin teorizaría sobre esta cuestión, la revolución no triunfó en Inglaterra porque consiguieron crear una aristocracia obrera gracias a los beneficios obtenidos del imperialismo, es decir, con las ganancias de lo robado a las colonias se mejoraba las condiciones de vida de los obreros de la metrópolis. Por lo tanto, serían los eslabones más débiles de los países imperialistas aquellos donde triunfaría la revolución, es decir España o Rusia, ya que tienen un proletariado creciente y no tienen tantas colonias para extraer los beneficios suficientes para sus clases populares. Y no se equivocaba, en España estuvo a punto de triunfar antes incluso que en Rusia, ¿Qué falló? Esta respuesta daría para una entrada más o para varias, pero posiblemente la falta de un partido revolucionario serio al estilo bolchevique sería una de las razones principales.

En Octubre de 1917 triunfaría la revolución Rusa, lo que provocó un estallido revolucionario en toda Europa, incluida España, lo que la historiografía llamaría posteriormente El trienio bolchevique, tres años de huelgas, ocupaciones y manifestaciones masivas que acabarían por destruir el sistema de la restauración, la lucha de clases se radicalizó llegando al pistolerismo como práctica habitual, y a la famosa ley de fugas, práctica habitual de policía y carceleros, cuando trasladaban a los presos se les "dejaba escapar" del furgón, mientras huían se les disparaba por la espalda, siendo un asesinato justificado debido a su intento de fuga.


Tras muchos años de movimiento obrero combativo, de miles de manifestaciones, huelgas sectoriales, gremiales, lucha contra la restauración, contra las quintas militares, contra la dictadura... finalmente en 1931 se consiguió un nuevo marco que hizo avanzar al movimiento obrero, la II República, la lucha mereció la pena, aunque ya sabemos como acabó el tema, la clase trabajadora y el movimiento obrero no dejaron de luchar hasta que se les eliminó físicamente.

Para finalizar me gustaría realizar una reflexión; en ocasiones, por no decir casi siempre, la gente de izquierdas suele renegar de la historia de España de una forma total, fijándose únicamente en la historia vista por y para la clase dominante, pero la historia de España es mucho más rica, no es únicamente El Imperio y el genocidio en América, o "las fracasadas desamortizaciones" o nuestros ineptos reyes, también es la historia de las clases populares y trabajadoras, y en estos años desde finales del siglo XIX hasta el holocausto español (guerra civil y posguerra) podemos estar muy orgullosos de nuestros antepasados, trabajadores y luchadores que dieron la vida por el bien general y por los intereses de la clase trabajadora. Hoy en día muchos reniegan de su dignidad por 100 míseros euros... mientras nuestros abuelos, bisabuelos etc... se dejaron la vida.Tomemos ejemplo de nuestros antepasados.

jueves, 4 de octubre de 2012

Por qué los fumadores merecen una estatua


Ahora que el tabaco parece estar proscrito, perseguido por la ley, y el hecho de fumar se ha convertido en pecado y motivo de multa -dependiendo de donde lo hagas-, es hora de recordar la importancia de este producto para la historia de nuestro país.

Hoy en día el tabaco está "penado" con el 57% de la carga impositiva, más los tipos específicos y mínimos, lo que hacen que el estado español recaude unos 10.000 millones de euros anuales (En 2010) a través de esta droga originaria de América, esto corresponde al 5.7% de la recaudación estatal 1, lo que le supone ser el producto que más recauda para el estado detrás de los hidrocarburos y por encima de las bebidas alcohólicas, aun así el tabaco y los fumadores son maltratados con ese doble juego de prohibición-incitación que las autoridades tanto estatales como civiles nos hacen. Por ejemplo, aumentan el precio exponencialmente, mientras subvencionan enormemente las pocas plantaciones de tabaco que hay en España; nos dicen que el tabaco es muy malo, que causa muchas muertes y mucho gasto para la sanidad, sin embargo no lo dejan de vender y no nos dicen lo que se recauda gracias al tabaco.

En fin, las contradicciones sobre el mundo del tabaco a día de hoy son enormes, pero dentro del sistema cumple su función.

Pero la contribución del tabaco a las arcas del estado hoy, no es nada comparado con lo que se podía recaudar en el siglo XIX. El maestro Carmelo, en la clase de historia contemporánea de España nos avisaba de lo siguiente:

"Si alguno acabáis de diputado o de alcalde, haced el favor de hacerle una estatua al fumador"



Y es que, en esa España del siglo XIX, recordemos; con la restauración -o sin ella- un país de caciques, donde los terratenientes poseían casi todas las tierras, la burguesía industrial empezaba a florecer en Barcelona y en Vizcaya, y Alfonso XII o Isabel II reinaban tranquilamente poniendo a uno o a otro de los partidos del poder; conservadores, liberales.. dirigidos desde las sombras por los poderes económicos anteriormente nombrados... (¿Os suena?) A lo que íbamos  en esa España calamitosa, con una hacienda ruinosa, los ingresos del estado se dividían, más o menos, de la siguiente manera:

35% de los ingresos provenía de la propiedad
30% de los productos monopolizados (tabaco, alcohol, lotería)
25% de las aduanas
8% de los impuestos a los consumos (el IVA del siglo XIX)

Como pueden ver, el 30% de los ingresos viene del consumo del tabaco, del alcohol y del juego, los productos monopolizados más importantes de aquella época, el 30% de la recaudación de un estado es muchísimo dinero, ¿Acaso los españoles eran unos fumadores empedernidos, unos alchólicos y unos ludópatas? Eso parece, que el estado recaudara hasta un tercio de sus ingresos dependía de los malos vicios de la población española, normal que en 1898 se perdiera la guerra contra Cuba...

Realmente eso es lo que les gustaría que pensáramos a los que han dominado la vida del país desde esa época, las clases dominantes que por aquel entonces (y ahora) hacían las leyes y dirigían la vida política y económica del país. La pregunta que nos deberíamos hacer, y que realmente les hubiese molestado... ¿No será que los impuestos a la propiedad eran muy bajos?

El maestro Carmelo nos contaba -y seguirá contando a sus alumnos- esta lección de forma irónica y muy didáctica para que fueramos capaces de realizarnos preguntas hacia la historia y no creernos lo primero que veamos.

A día de hoy el 40% de la recaudación estatal viene del IRPF (que es el impuesto personal, "progresivo y directo que grava la renta obtenida en un año natural de las personas físicas residentes en España) y de ese 40%, el 85% viene de las rentas del trabajo, lo que vendría a suponer un 35% de la contribución total al estado, los otros ingresos serían los siguientes:

(Fuente del gráfico: http://eduardogarzon.net)



¿La gente consume mucho por eso el 22% de la recaudación es del IVA? ¿O es porque está muy alto? ¿En España trabaja mucha gente, por eso el 35% de los beneficios viene de las rentas del trabajo?

La pregunta que deberíamos hacernos, la dejo a vuestra elección.