Páginas vistas en total

jueves, 22 de enero de 2015

Reseña sobre Antonio Gramsci, ¿Qué es la cultura popular?, Valencia, Publicaciones de la Universidad de Valencia, 2011

Como comunistas e historiadores tenemos el deber de recuperar la figura de Antonio Gramsci, del intelectual de la clase trabajadora fundador del PCI, para alejarla de las interpretaciones posmodernas realizadas por aquellos que ignoran alegremente su fondo leninista. Aquí va una pequeña aportación.


¿Qué es la Cultura Popular? es una selección de textos realizada por los profesores Anaclet Pons y Justo Serna de la Universidad de Valencia, especializados en Historia de la Cultura; va encaminada a intentar mostrar de una manera directa, sin comentarios, con una traducción que respeta las expresiones en otros idiomas, qué es la cultura popular para este intelectual italiano. La intención de reeditar a Gramsci, sin comentarios novedosos ni nuevas posturas al respecto, en una edición en castellano, simple y de fácil acceso para los estudiantes, casi se podría decir de divulgación, pese a la complejidad del italiano, es retomar su concepto de cultura popular e intentar interpretarla desde una posición actual, dejando al margen, que no prescindiendo, de todo lo que se ha dicho de él desde su descubrimiento a finales de los años 40.
Estos textos, artículos de diferente extensión, no están escritos para ser publicados si no como reflexiones propias desde su precaria situación. Antonio fue encerrado por el régimen fascista italiano por comunista, y es en este espacio de la cárcel bajo censura y con condiciones malas de salud que sufría Gramsci elabora estas reflexiones; es importante tenerlo en cuenta pues la censura, el miedo a no poder escribir determinadas cosas, le obliga a utilizar determinados conceptos o términos cambiándoles el nombre: filosofía de la praxis por marxismo, usa acrónimos etc. La terminología de Gramsci es compleja, y como el mismo diría hay que saber interpretar la historicidad del término. Bajo estas premisas el contenido de estos términos no es explicado y hay que conocer el significado que para él, como comunista, político e italiano, tenían estos conceptos.


En el primer conjunto de textos titulado Filosofía de la praxis nos ofrece su desarrollo del marxismo. En concreto se dedica a desarrollar sus ideas sobre lo que en terminología marxista se conoce como superestructura, más en concreto el terreno de la ideología. Es en este terreno de la ideología donde sitúa el papel de la cultura, que es donde se desarrolla la lucha ideológica entre las clases sociales. La cultura popular es el terreno donde se da el combate entre dos filosofías la dictada por el quehacer del pueblo, es decir la de su práctica vital, condicionada por la estructura económica; y por la filosofía impuesta históricamente, es decir, la ideología dominante.
La alienación, importante concepto del marxismo, se da según Gramsci cuando el "sentido común", es decir la ideología históricamente impuesta, domina en la cultura popular.
Intentando responder al título del libro se puede destacar la importancia que le da a la base de la cultura. Reflexiona sobre que si una determinada expresión cultural carece de una base social que la comparta, defienda y asuma como suya esa expresión se convierte en un capricho individual; es más, tampoco se pueden concebir históricamente las fuerzas sociales sin expresiones culturales propias. Y a partir de esta premisa establece que toda clase subalterna tiene su propia cultura, aunque esta este contaminada por la cultura de las élites.

¿Pero, cómo se impone la cultura oficial, si las clases subalternas producen sus propias expresiones? Aquí es donde entra uno de los grandes conceptos desarrollados por el italiano, el papel de los intelectuales. Los intelectuales es aquella capa de personas con funciones variadas que dan homogeneidad a un grupo social, ya sea el técnico industrial, el patrón, el novelista o el editor. Los determina pues la capacidad de "organizar" la sociedad para una determinada función.
Viene a decir que todos los intelectuales trasmiten determinado tipo de cultura de una clase social; y que la capacidad para generar intelectuales y su calidad determinan la balanza en esa lucha de clases que se desarrolla en el plano ideológico. Se centra en su país de manera bastante pesimista analizando los pocos intelectuales que generan las clases subalternas italianas, y como a estas les tiene ganada la batalla la Iglesia principalmente.
Pero estas generalizaciones parten del estudio de cada cultura, que las entiende en el plano nacional, y de su desarrollo histórico concreto; es decir que hay que estudiar en profundidad el desarrollo concreto de las sociedad para ver el papel y la actitud de los intelectuales.
En el estudio del desarrollo concreto de la cultura italiana el italiano hace especial hincapié en temas periodísticos y literarios, cabe recordar que su formación académica es filológica y que fue director de L´Ordine Nuovo. Explica como a través de los gustos literarios se puede interpretar la cultura y posición política de las clases subalternas, como cada tipo de novela responde a unos intereses y como cada escritor trasmite una determinada posición política. Respecto al periodismo hace un análisis de lo que para el debe ser un buen periodista, como debe comprender orgánicamente la sociedad, la ciudad donde es corresponsal... Y describe en los últimos capítulos en que debe consistir un periódico que aspire a ser una herramienta de información para las clases subalternas.



La importancia de Antonio Gramsci y su peso en cualquier persona preocupada por la Historia Cultural recae en que a través de una óptica marxista, corriente que siempre le ha otorgado más tiempo a la investigación de la infraestructura, intenta desentrañar los mecanismos de funcionamiento de la superestructura, en concreto los de la ideología dominante. Reflexiona, en la Italia de su tiempo a través de lo que le llegaba a la cárcel, sobre la cultura como el campo donde se desarrolla la lucha de clases y que mecanismos, diferentes a los de la lucha de clases en el plano socioeconómico, toma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario